martes, 30 de octubre de 2007

Crónica Libertaria del Encuentro XXII Nacional de Mujeres en Córdoba, 2007.

Somos proyectil fetal, una colectiva en conformación anarco-feminista d-genero no esencialista, que se acercó al encuentro, para hacer una experiencia de llevar nuestras ideas en un terreno no del todo afín. Como es de público conocimiento, estos encuentros están estructurados por tres grandes patas: las católicas, con su campaña anti-aborto; las mujeres del PCR/JCR, con sus métodos burocrático-estalinista, y las “alas femeninas” de los partidos de izquierda troskistas, con sus prácticas autoritarias.
Caímos, sin programa, sin plan, sin preparación, en un taller al cual no era nuestra primera intención asistir, Taller de Mujeres e Identidades. Para nuestro asombro, la recepción de una perspectiva anarco-feminista, extra partidaria, y sin ningún programa político electoral, pregnaron naturalmente y el recibimiento superó nuestras expectativas, al punto de, casi instantáneamente, contactar diferentes mujeres afines con diferentes experiencias, procedencias, e ideas.
En el taller, cuyo debate duró dos intensas jornadas, conjuntamente, pero no por unanimidad, llegamos a las siguientes conclusiones, que acá transcribimos: Cambiar todo el sistema en el que vivimos por completo.
Autorreflexión, introspección y crítica interna de todo lo previamente aprendido en él. Libertad de palabra, identidad de género, sexo y expresión de género. Educación y Crianza colectiva de cualquier cría nacida de un vientre y redistribución de la propiedad privada para lograr tales fines.Abolición de la heteronorma y sus consecuencias directas funcionales al sistema patriarcal.Sexualidades nómades.Libertad de lxs hijxs frente a sus progenitores, que ya no serán dueñxs de sus crías.Siendo el concepto “mujer” uno de los pilares del capitalismo y del patriarcado, resemantización de tal concepto.Educación libertaria con enfoque feminista no esencialista como arte de vivir.Cambiar el eje de “encontrar” por el de “construir” tras la destrucción de las estructuras del patriarcado, entre ellas, y en especial, el estado, fuente de toda opresión y desigualdad, sin importar su signo ideológico.Empoderamiento de las mujeres: Salirse del lugar de víctimas para reconocernos cómplices activas del sistema que nos somete a todxs y de ese modo poder cambiar el signo de nuestra opresión. El cambio en nuestras manos y mentes como acción directa realizable hoy.Poder hacer carne la lucha de otrxs diferentes a nosotras.Colectivización de los saberes. Instrucción colectiva de todo tipo de saber.Maternidad no obligatoria.
Democratización del concepto “mujer” por el de “mujeres”, “identidad” por “identidades”.
Apertura de este tipo de encuentro a toda expresión de género radical y alternativa, no heternomativa.

Vueltas a nuestra ciudad, Buenos Aires, estamos intentando hacer contacto e intercambiar experiencias con muchas de las mujeres que participaron en el encuentro y evitando la tendencia, que vimos patente en el encuentro, a burocratizarnos y perder tiempo en burdas articulaciones en vez de pasar a las acciones directas de todo tipo.
Nos interesa contactarnos con vos y debatir en conjunto, ya que estamos en plena conformación de una red anarquista que entienda que la llamada “cuestión de género” no es un punto más o uno menor de una agenda, sino la condición sine qua non para el cambio radical de todo.


Colectiva Proyectil Fetal

proyectilfetal@yahoo.com.ar

2 comentarios:

Darío dijo...

Flor de objetivo cambiar todo el sistema en el que vivimos, por completo!! Jejeje. Para mí un gran troncho de culpa la tiene el tipo de valor que le damos al lenguaje, y el tipo de lenguaje que hemos desarrollado los homosapiens. Que conceptos de los sintetizados en cada época hemos mantenido vigentes en el lenguaje moderno, y que conceptos desechamos. De ese lenguaje arbitrario se compone nuestra "realidad"! El lenguaje limita la experiencia humana cuando se lo toma como "the real thing". Es solo un grupo de símbolos que sirve para definir incompleta e insatisfactoriamente a la realidad, y me parece que no debe tener un lugar mas que el de herramienta. Nosotros tendemos a adherirnos mas a los símbolos que a las cosas que simbolizan. El cristiano respeta mas a la cruz que a Cristo, el patriota ama más a la bandera que a la tierra donde está, y todos nos apegamos mas al lenguaje que a la realidad. Para mí el sistema que hay que cambiar es el de pensamiento, y luego necesariamente eso debería repercutir en lo económico y social. Yo creo que mas que libertad de palabra el objetivo es libertad de pensamiento. Total, real. El tipo de sistema ultra-dual que nos está llevando a la autodestrucción dejaría de existir si tuneáramos ciertos aspectos intangibles de nuestro ser y yo, un humilde rolinga sin estudios universitarios, sospecho que parte de ese tuneo está en perderle un poco de ese respeto que se le tiene al "valor" de las palabras. Además bajaría a 1 o 2 puntos el nivel de "ego en ser", y subiría a 7,50 u 8 el nivel de "instinto animal". Paz, mujeres de oro. Keep on shining.

dolmancé dijo...

Interesante. Tengo unas cuantas preguntas pero no puedo formularlas ahora. Saludos.